sábado, 22 de noviembre de 2014

Revisitando Europa



La nueva 'cara' de Europa es realmente espectacular. Los polos están a la izquierda (sur) y derecha (norte). En la web del JPL estén disponibles otros formatos de esta imagen. [Ver en resolución de 1920 x 1200]


  Seguramente a quien le interese la exploración espacial pueda recordar esta imagen de Europa obtenida por la sonda Galileo a mediados de los años 90'. El Jet Propulsion Laboratory ha publicado una nueva versión de la misma en gran resolución que nos muestra una nueva Europa. La nueva imagen es de mayor resolución que la original y ha sido reprocesada para que los detalles visibles correspondan a la exacta visión que, en luz natural, nuestros ojos pueden apreciar. Se ha tenido cuidado en destacar la porción visible de esta interesante luna de Júpiter, mostrando la enorme riqueza geológica de su superficie. 

 Las zonas de color blanco o azul corresponden a hielo y agua respectivamente, mientras que las zonas rojizas o marrones corresponden a estructuras rocosas que surcan la superficie de Europa generando su particular y característica distribución. Los polos de Europa están a la izquierda (sur) y derecha (norte) de la imagen, se distinguen por su tono azulado, que denota la presencia de hielo. La diferencia con el color blanco del resto de las regiones de Europa se debe a las diferencias en la estructura de las capas de hielo. Las imágenes originales fueron captadas en el infrarrojo y filtrada en verde y violeta. Para realizar esta nueva fotografía se compensaron los defectos de la original mediante retoques digitales muy detallados para garantizar la integridad de la rica estructura superficial de Europa.

 Durante el período 1995 y 1998 Galileo realizó la captura de imágenes, mediante su equipo Solid State Imaging (SSI), que conformó la imagen original, que hoy día tiene su sustituto más fiel a la capacidad de observación del ojo humano.

 Casi veinte años después podemos decir que la misión Galileo nos está mostrando un nuevo Sistema Solar gracias a las modernas técnicas de tratamiento de imágenes, como las que hemos podido apreciar en su momento con las sondas Voyager en dos ocasiones previas. (ver aquí, aquí y aquí)




[Vía: JPL]







jueves, 20 de noviembre de 2014

CERN Open Data Portal: física de partículas para todos





 El CERN (Consejo Europeo para la Investigación Nuclear) acaba de publicar un portal de datos abiertos en los que están accesibles todos los datos obtenidos en el LHC para todo el mundo. Además del interés directo de la comunidad de física de partículas, la información liberada tiene un formidable interés educativo a nivel general.
  Esta desición está alineada con la política abierta en materia de publicaciones científicas del CERN, que son publicadas en Open Access. La primer serie de información corresponde a la puesta en marcha del LHC en 2010, y se sumará progresivamente el obtenido de ahí en adelante. Junto con el conjunto de datos está disponible una plataforma de software libre y manuales especialmente diseñadas para su análisis. 

  Progresivamente será puesta en línea el conjunto de información de tres años de experimentos en el LHC. Además de los resultados del Gran Colisionador de Hadrones están disponibles la de los experimentos ALICE, ATLAS, CMS y LHCb en formatos especialmente interesantes para propósitos educativos. También para esta serie de detectores están disponibles las correspondientes herramientas de visualización y análisis. Las posibilidades del libre acceso a la información obtenida en el más caro y complejo laboratorio científico del mundo son realmente inmensas, y abren posibilidades de estudio para un público especializado y también, a estudiantes de diferentes niveles educativos.

 Todos los datos disponibles en http://opendata.cern.ch/ está bajo licencias Creative Commons CCo (dominio público) y el software posee su DOI único para las correspondientes citas bibliográficas.
 Los avances científicos son patrimonio de la Humanidad, y el progreso de la ciencia es posible porque su actividad es abierta y pública. La historia del CERN así lo atestigua: precisamente esta visión fue la que permitió crear la Wolrd Wide Web, el software de código abierto y las publicaciones científicas abiertas. El espíritu colaborativo y abierto es también el esfuerzo dedicado de un conjunto de científicos especialmente preocupados en el registro y curado del enorme conjunto de datos registrados por el LHC.
  Pienso en el enorme estímulo que el acceso a toda esta información puede generar en jóvenes estudiantes, de diferentes niveles, en grupos de investigación de países pequeños con escasos recursos, y en definitiva en todo curioso y creo que es una de las mejores noticias científicas del año.

  De manera que basta con visitar el CERN Open Data Portal y acceder a los más recientes resultados científicos en el límite del conocimiento humano sobre la materia.

 En On the road to Open Science está detallada la política del CERN en materia de datos abiertos.








miércoles, 19 de noviembre de 2014

Un homenaje a Gagarin para quebrar las caderas




 Suban el volumen y corran a un lado los muebles de sus casas porque este homenaje a Gagarin es para quebrar a lo loco.

 Es un video promocional del nuevo álbum de Public Service Broadcasting, un imperdible homenaje a la Era Espacial y los héroes que la forjaron.


 Como dijo el homenajeado el día de su inmortal gesta: POYEJALY!







lunes, 17 de noviembre de 2014

Mapa geológico de Vesta


Las regiones en marrón son las más antiguas y acribilladas por meteoros. Las zonas violetas (norte) y azul claro corresponden a las regiones de Veneneia y Rheasilvia respectivamente. En violeta y azul oscuro se representa el interior de cada una de estas regiones. Los colores verde y amarillo señalan las formaciones recientes de Vesta. El mapa unifica 15 cuadrantes individuales. El mapa completo es resultado de una proyección de Mollweide centrada en los 180° de longitud. [Ampliar]


 La NASA ha publicado el mapa geológico completo del asteroide Vesta. Además de las imágenes en alta resolución la información resume un conjunto de 11 papers publicados en Icarus. Los mapas geológicos son una herramienta formidable para el estudio de la génesis de diversos cuerpos celestes de nuestro Sistema Solar, mediante estudios morfológicos y topográficos. El equipo de 14 geólogos trabajó durante dos años y medio procesando la información enviada por la sonda Dawn, que ha permitido reconstruir los aspectos más relevantes desde el punto de vista de la historia geológica de Vesta.

 Asteroides y cometas son remanentes de la formación de nuestro Sistema Solar y han jugado un papel preponderante en el desarrollo de la vida en nuestro Planeta. Estos cuerpos han sido responsables de las cinco o seis extinciones masivas, asi como de la 'contaminación' de moléculas orgánicas complejas que conforman los seres vivos.

 El conjunto de imágenes utilizadas en el mapa provienen de las tomas de la cámara provista por la Agencia Espacial Alemana y el Instituto Max Planck: es un equipo que posee siete bandas y otros tantos filtros que permitieron captar fotos en estéreo. Esto ha redundado en una gran precisión y resolución en el mapa. Al igual que los planetas de nuestro Sistema Solar, Vesta sufrió intensos bombardeos de rocas en dos períodos de su existencia. Este intenso bombardeo dejó registros en las zonas de Veneneia y Rheasilvia, en momentos de la génesis de Vesta y dejó su registro en la región de Marcia en etapas recientes.

 Se han utilizado los equipos de espectrometría infrarroja y los detectores de rayos gamma y neutrones de la sonda espacial Dawn. La misión de esta nave es la de relevar a los dos cuerpos celestes más grandes del cinturón de asteroides que separa las órbitas de Marte y Júpiter: Vesta y el planeta enano Ceres. Dawn orbitó Vesta durante julio de 2011 y setiembre de 2012, y actualmente está en camino a su próximo objetivo, Ceres.



 El mapa geológico de Vesta está disponible en el Photojournal de la NASA.


 Vía: [SpaceRef]








sábado, 15 de noviembre de 2014

Veinte años de impactos: el mapa de los meteoros que cayeron en la Tierra


El mapa con la frecuencia de impacto de pequeños asteroides en la atmósfera terrestre. La serie de datos abarca el período 1994-2013 y muestra una distribución aleatoria. Los puntos naranjas representan los bólidos registrados durante el día y los azules durante la noche. El tamaño de los mismos está en proporción a la energía liberada en la desintegración medida en GigaJoules. [Ampliar el mapa]


 El Programa de Objetos Cercanos a la Tierra (NEO, Near Earth Object) de la NASA acaba de publicar este mapa de impacto de pequeños asteroides con nuestro Planeta. El período de estudio abarca unos 20 años, desde 1994 hasta 2013, durante el cual se registraron más de 556 impactos de diferentes características. Junto con la zona de impacto se registra la potencia emitida por el impacto, estimada en forma indirecta según la intensidad de los destellos de las rocas al desintegrarse en la atmósfera terrestre. Se establece una equivalencia entre la energía lumínica liberada y la energía liberada en el impacto. De esta manera, el punto más pequeño representa una energía de un gigaJoule, equivalente a la energía radiada por una bombita de luz incandescente. Las escalas mayores son 100, 10.000 y 1.000.000 de gigaJoules, equivalentes a 300, 18.000 y 1.000.000 de toneladas de TNT respectivamente.

 Se destaca de este enorme conjunto de datos el impacto registrado en la ciudad rusa de Chelyabinsk el 15 de febrero de 2013, el mayor registrado en estos 20 años. En este caso el asteroide tenía una masa veinte veces mayor al que finalmente impactó en Rusia. El programa NEO de la NASA detecta, identifica y realiza el seguimiento a todo objeto que se encuentre a unos 50 millones de kilómetros de nuestro Planeta. Todos los días se produce el ingreso a nuestra atmósfera de pequeños fragmentos de roca y polvo proveniente de asteroides y cometas, que se queman completamente en las capas superiores de la misma. Se estima que esta cifra asciende a unas 100 toneladas diarias. Algunos de estos meteoros generan espectaculares y fugaces destellos que son visibles por la noche aún en las grandes ciudades.

 A pesar de la tecnología disponible los cálculos de probabilidades de impacto están basados en el registro estadístico de los eventos pasados. Naturalmente esta labor esta dificultada por la ausencia de datos precisos en épocas anteriores al siglo veinte. En resumidas cuentas, y como vimos hace un año, podemos decir que:

 - Cada pocos minutos un meteoro de unos 10 cm de diámetro se quema en la atmósfera.
 - Cada pocos meses un objeto con 1 metro de diámetro impacta sobre la Tierra(o no dependiendo de su densidad)
 - Cada pocas décadas recibimos impactos de objetos con un diámetro promedio de 10 m (Cheliábinsk)
 - Cada 1000 años se producen impactos de rocas mayores a 100 metros (Tunguska)

 Mas allá de estadísticas y probabilidades estos son los diez asteroides con mayor probabilidad de impactar con nuestro Planeta.
 Este trabajo permite realiar estimaciones sobre la frecuencia que estos eventos tienen, y permitirán tomar medidas de prevención o alerta más adelante. Mediante este programa se calcula que se identificó al 90 por ciento de los asteroides cercanos a la Tierra mayores a los 140 metros de diámetro. El NEO registra todos y cada uno de los eventos detectados en forma periódica.

 Mucho ha avanzado la Humanidad desde la época en que el naturalista romano Plinio el Viejo (23-79 d.C.) relató las primeras historias sobre rocas que caían del cielo que registró la historia. El origen celeste de este tipo de objetos fue recién confirmado en 1803 con motivo de una particularmente intensa lluvia de meteoritos caída sobre la ciudad francesa de L' Aigle. La Academia Francesa de Ciencia envió al joven Jean-Baptiste Biot a determinar el origen de estos cuerpos. La primera hipótesis de Biot fue que estos provenían de volcanes ubicados en la Luna.

 El zenit de estos avances lo representa la alucinante misión de las sondas europea Rosetta y Philae que promete una avalancha de datos que permitirán conocer a fondo el origen de estas rocas y su relación con el origen de la vida en el Sistema Solar.





 Vía: [JPL y NEO]





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics